¡ W AR A K' A Z O !

¡Warak'azo! es una revista de noticias, artículos periodísticos y literarios que tiene como objetivos, difundir temas de Bolivia, Latinoamérica y del mundo. Al mismo tiempo, dar a conocer las actividades de las organizaciones indígenas.

martes, agosto 11, 2009

Primer grupo de 500 toma lugar en pandina Santa Rosa del Abuná; Estado se asienta en frontera con Brasil

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana (ABI)

Santa Rosa del Abuná, Pando (Bolivia), 10 ago (ABI) - El primer grupo de 500 personas de un total de dos mil provenientes de los Andes bolivianos, se asentó el lunes en tierras fiscales en la despoblada provincia Santa Rosa del Abuná, en Pando, que implica a la población de Federico Román, a más de 100 km de la ciudad de Cobija, cerca de la frontera de Bolivia y Brasil y en plena selva amazónica boliviana.

Desplazados desde el central Chapare, los 500 agricultores bolivianos, que viajaron a lo largo de 2.000 km entre el subandino boliviano y las selvas amazónicas del norte del país, se asentaron con la aquiescencia del gobierno del presidente Evo Morales, en la órbita de un plan amplio para poblar puntos estratégicos de la frontera boliviana con Brasil, establecida sobre 3.000 km desde el este tropical, sobre el Escudo Brasileño, hasta la cabecera de la cuenca del Amazonas, en el norte del país.

"Este es un acto de transformación objetiva del Estado Plurinacional y transformaremos el Estado ya no desde el Palacio de Gobierno, ya no desde la ciudad hacia la frontera, nos toca transformar el Estado desde la frontera hacia el interior del país", proclamó el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, punta de la lanza del ambicioso plan gubernamental de sentar la soberanía del Estado en las tierras bolivianas de la Cuenca del Amazonas.

En un acto celebrado en la capital de provincia Santa Rosa, Quintana subrayó que "acá nos instalamos como Estado y como Estado nos debemos comportar. Por lo tanto, acá, compañeros, nunca estarán solos, estarán junto a su gobierno junto a las instituciones del Estado, estaremos codo a codo".

En el ámbito del plan de asentamientos "comprometámonos a que nunca más ningún centímetro cuadrado de territorio será arrebatado ni por súbditos extranjeros ni por empresarios inescrupulosos que han hecho de esta región su latifundio su cheque en blanco", urgió Quintana en un enjundioso discurso.

El dignatario habló de la refundación de un nuevo tiempo en Pando.

"Vamos a cancelar esta historia del oprobio, del saqueo, en un historia de la producción y les vamos a enseñar desde este territorio entre amazónicos, andinos y vallunos a construir una patria, a respetar la patria, a proteger la patria", urgió a un auditorio plenamente involucrado en esa macropolítica.

La administración Morales instrumenta una política sin precedentes en la historia boliviana para el poblamiento de la frontera con Brasil y Perú, en el Amazonas, donde se han registrado las pérdidas territoriales, imperceptibles, lentas pero constantes de Bolivia más sensibles.

Más allá de los 490.000 km2 que Bolivia resignó a manos de Brasil en la Guerra del Acre, a principios del siglo XX, el país andino ha cedido territorios ante el avance de la frontera viviente de los famosos bandeirantes brasileños.

Con el objeto de preservar, además del territorio nacional, los recursos naturales, madera de alta calidad y castaña, además de oro, el gobierno de Morales ordenó, hace tres meses, el desplazamiento de puestos militares de avanzada en diversos puntos de la frontera con Brasil, además de todo, caldo de cultivo para bandas de narcotraficantes.

El programa de asentamientos que comenzó este lunes busca, además, promover un rubro de la producción agropecuaria en zonas donde se han radicado de forma ilegal familias de brasileños y que han sido tomadas por latifundistas.

El poblamiento del departamento Pando, donde la densidad demográfica es de un habitante por km2, "es nuestro programa de gobierno", proclamó Quintana.

La política oficial en Pando apunta a "transformar el país desde la frontera, para que la frontera no sea nunca más un lugar abandonado, para que la frontera nunca más sea un lugar desprotegido, para que la frontera se transforme en un polo de desarrollo", afirmó.

El ministro, punta de lanza de la primera constitución estatal en girones patrios, 184 después de fundada Bolivia, tales como Santa Rosa y Román, dijo que el programa de asentamientos, que prevé el establecimiento de 1.500 personas más en Pando, provenientes de los valles bolivianos, es un hito en la historia contemporánea del país.

"Tenemos que celebrar este momento histórico, este momento de reivindicación, de enmienda histórica. Desde hace 184 años que el Estado boliviano le dio la espalda a esta región, a la Amazonia boliviana. Hoy, ustedes -les dijo a las familias que también se asentaron en los caseríos conocidos como Federico Román- le están dando el pecho, le están dando el hombro, la mano, su corazón y su vida" al país, sostuvo.

Quintana resaltó la decisión política de despegar el desarrollo integral de Pando, desde un visión geopolítica, sin antecedentes en Bolivia desde 1825.

"No estaríamos aquí si no fuera por nuestro líder histórico, por nuestro presidente Evo Morales, por su patriotismo y por su estatura moral y por su estatura de gran estadística, que lo primero que hace es defender los intereses de nuestra patria para evitar que sigamos perdiendo territorio", afirmó.

El alto funcionario avizoró, en consecuencia, días promisorios para la región norte y nordestina de Bolivia, hoy la más deprimida y desierta del país.

"Esta región nunca más será la misma. Desde este momento, porque ustedes han venido a transformar esta región, abrazando a los compañeros pandinos y haciendo que nuestros compatriotas pandinos nos abracen para que juntos podamos cambiar la historia de este rincón de la patria, uno de los rincones más abandonados, más excluidos, más pobres, más despreciados por todos aquellos que solamente hicieron de nuestra patria su feudo, su latifundio y su billetera", vaticinó.

Quintana pidió a los recién llegados andino acudir a los lugareños para consubstanciarse con la cultura y formas de producción locales.

"Tenemos que pedir a nuestros compañeros pandinos de Santa Rosa del Abuna, de la provincia Santa Rosa del Abuná, que nos enseñen a producir al amparo del bosque, a protegerlo, a cultivar debajo del follaje del bosque para que podamos proteger el bosque para que podamos proteger el bosque, para que podamos producir al amparo de este bosque, instó.
Red Central/cc ABI

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home